jueves, 23 de abril de 2015

Mi experiencia en la UNED: Domando al dragón.

Este post va dedicado a todos los que estudian en la UNED.

Hace un tiempo,  mi gran amigo twittero Unediano me pidió que le escribiera un post para su blog. A pesar de que creo que lo que le hubiera gustado es que lo hiciera sobre el ámbito en el que trabajo (protección de datos); le avisé casi de inmediato que no pensaba ir por esa vía. Mi idea era hacer un post sobre las ventajas que tiene estudiar en la UNED, dado que es el nexo que nos unió en twitter y que compartimos con muchos twitteros con los que interactuamos bastante. Y así surgió este post, como la que lo escribe, de la rebeldía.

Debo confesar que mi opinión de la UNED es estupenda; salvo algún que otro contratiempo, mi experiencia ha sido 100% gratificante, y ahora que casi estoy al final del camino, miro para atrás y me reafirmo en este sentimiento. He pasado momentos de máxima tensión (cuando te llega ese mensaje al móvil con la nota), momentos de cierta apatía (nadie dijo que trabajar y estudiar fuera fácil) y momentos de «quién me mandaría a mí meterme aquí» (cuando te encuentras con los temarios), pero ahora los recuerdo con cariño y sonrisas. La UNED es adictiva: es como ese mal vicio que te lleva por el camino de la amargura pero sin el que eres incapaz de vivir. Y creo que esa relación amor-odio forma parte de su magia. Estudiar en la UNED no es un camino de rosas, pero los frutos obtenidos saben a gloria. La sensación de estar «solo ante el peligro» es un espejismo: siempre hay un unediano dispuesto a ayudarte; sólo tienes que saber dónde buscar. Los profesores con los que he tratado han sido estupendos conmigo, pero lo de los compañeros es la esencia de esta universidad: en los foros, en twitter, hasta en la biblioteca, siempre, siempre habrá un compañero que se preste a ayudarte, aunque no te conozca de nada y no le vuelvas a ver en la vida. ¿Estudias en la UNED? Con eso es suficiente.

¿Y qué pasa con los temarios? Sí, son gordos; pero insisto: tienes recursos para afrontarlos. Videoclases,  tutorías (sí, las hay), apuntes de compañeros, foros, mails de profesores.. Es cuestión de organizarse y entender que estás en una universidad a distancia pero que eso NO SIGNIFICA que estés perdido en el desierto. ¿Y los trámites administrativos? Pues simplemente que tienes que entender que la UNED tiene sus plazos de acción: relájate, estás en una universidad a distancia! Si algo te urge, da la murga, aunque te cueste un poco más, alguien se prestará a ayudarte.

En definitiva: si quieres estudiar en la UNED, entra, las puertas están abiertas. Es una experiencia magnífica que te enseñará mucho sobre ti mismo y tu capacidad de organizarte. Y seguramente descubras si lo que estás estudiando verdaderamente te gusta y te motiva.Y si el primer año te las llevas dobladas, no te desanimes, no es fácil pillarle «el tranquillo» pero cuando lo hagas y pasado un tiempo, te darás cuenta de que todo ha merecido la pena: las horas en la biblio después del trabajo, las lecturas de temarios en el metro, los findes de Rodríguez mientras la familia se va de campo, las larguíiiiisimas horas de espera para las notas...


Palabrita de @Iurisfriki.